Oaxaca de Juárez, Oaxaca a 22 de octubre de 2010.- La Magistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Mónica Arelí Soto Fregoso expresó el espíritu de las mujeres reunidas en la conferencia magistral “Votar y ser votadas: un balance a 68 años del ejercicio de derechos político electorales de las mujeres en México”, realizado en Oaxaca, a instancia del Observatorio de Participación Política de las Mujeres en Oaxaca (OPPMO).

“Hagamos un compromiso firme para que todas las mujeres que gobiernan, que gobiernen sin miedo; para las que legislan, que legislen sin miedo; y para las que juzgan, que juzguen sin miedo. No estamos solas las mujeres.”, expresó, al destacar el poder que tiene la unión de las mujeres en un contexto de violencia política

La juzgadora federal afirmó que hubo retrocesos en el proceso electoral realizado este año en todo el país.

“Fue el proceso electoral más grande la historia, el más inclusivo, sí; el más paritario también; pero el más violento; y hubo retrocesos, si pensábamos que los derechos humanos, los derechos político electorales no tenían retroactividad, hoy lamentablemente la realidad nos ha rebasado; las mujeres en el ámbito municipal han tenido un retroceso en su participación y han tenido un aumento en las violencias”, dijo.

En sus intervenciones en esta conferencia magistral, mujeres que destacan en cargos públicos, en órganos estatales y federales alertaron por un incremento en la violencia política en razón de género.

Gloria Icela García Cuadras, consejera del Instituto Electoral del Estado de Sinaloa (IEES) y presidenta de la Asociación Mexicana de Consejeras Estatales Electorales, A.C.  (AMCEE) comentó los resultados de la Red Nacional de Candidatas, conformada en el proceso electoral de 2021, para reducir la violencia política en razón de género.

“Hace falta incentivar y acrecentar la cultura de la denuncia como mecanismo para erradicar la violencia”, reconoció.

Por su parte, la diputada electa y presidenta de la asociación civil “50+1” en Oaxaca, Mariana Benítez Tiburcio afirmó que, dado el recrudecimiento de la violencia contra las mujeres que ejercen sus derechos político electorales, es urgente la acción.

Aclaró que estos actos afectan a mujeres en todos los ámbitos de la vida pública.

“Yo pondría también el foco no solo en la violencia que se comete contra las candidatas, contras las mujeres que ya son candidatas; sino también, contra las que no son candidatas, las que ejercen un cargo público de cualquier nivel”, comentó.

Zulema Mosri Gutiérrez, Magistrada de la Sala Superior y presidenta de la Comisión de Igualdad Género del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA) aseveró que esta violencia es estructural e, incluso, institucional, la cual suele pasar inadvertida.

“Una política de cero tolerancia a la violencia contra las mujeres en las instituciones precisa que todas las formas que esta violencia pueda revestir sean consideradas, y no solo me refiero a la violencia física y al acoso y al hostigamiento sexual, sino la violencia política contra las mujeres y no solo aquella generada en el marco de una elección o por ejercicio de un cargo de elección popular; sino como un atentado a los derechos humanos de las mujeres a ocupar cargos públicos”, refirió.

En su exposición, la Magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO), Elizabeth Bautista Velasco reiteró que las mujeres tienen derecho a la mitad de los espacios públicos, sin ser objeto de violencia.

“Merecemos, en todos los sentidos, en nuestros hogares, ser respetadas; en nuestros trabajos; por las ideas que tenemos; en las escuelas; en esta sociedad; todas las mujeres debemos seguir y caminar, alcanzar nuestros objetivos, lo que nosotros queramos ser en esta vida, lo que decidamos hacer; libres de violencia”, expuso.

La Magistrada del Tribunal Electoral del Sinaloa y presidenta de la Comisión de Igualdad Sustantiva y Derechos Humanos de la Asociación de Magistradas y Magistrados Electorales Locales de Los Estados Unidos Mexicanos (AMMEL), Carolina Chávez Rangel también participó en esta conferencia magistral.